domingo, 28 de mayo de 2017

La boda de tu mejor amigo



Imagen: Freepik
Llegas a la fotografía: Para “guardar” recuerdos, por hobby. Por casualidad o herencia, o llegas por necesidad. También puedes llegar a la fotografía por amor y pones en tu trabajo tanto empeño que odias las celebraciones familiares: “Échanos unas fotos”.

Cualquiera que sea el motivo por el que hayas llegado a la fotografía (distingase al fotógrafo del poseedor de una cámara) alguna vez habrás sido “victima” de: La boda de tu mejor amigo, la amiga de tu hermana que se cree modelo, la comunión del hijo de tu vecino… y así un largo etcétera, pero vamos a centrarnos en uno de los eventos más importantes y de mayor responsabilidad para el fotógrafo: La boda.

domingo, 21 de mayo de 2017

Imagina, siente...


Colección. Fotografía: J.Pedro Pomares
En la fotografía me encuentro, soy más lo que entiendo de mi, complicada en el mensaje, sutil, atrevida y descarada. Disfruto el proceso imaginando el resultado.

Como en cualquier proceso artístico, dependemos siempre de nuestro estado de ánimo; alcanzar la "formula" exacta entre sentimiento y objetivo determina el éxito o el fracaso del proceso, y cuando hablo de éxito, no me refiero al impacto o repercusión que la obra pudiera tener  ante el público; el éxito de mi obra depende de la capacidad que tenga para conmoverme: Del boceto al resultado.

"Mi fotografía convencerá a los demás cuando sea capaz de convencerme a mi".

A este pensamiento lo llamo "nivel de autoexigencia extrema". (No lo recomiendo).


domingo, 14 de mayo de 2017

Así la vida, los libros.


Foto: J. Pedro Pomares
Hoy he aprendido el significado de "más vale pájaro en mano..." He vivido todas las vidas que quise ser y he elegido. Pasé noches en velas reposando en un coy, entre viajes, guerras y abordajes... 

Cotejé cartas de navegación, encontré las perdidas y entre ellas la esférica, supe llamarle cabrón... Da la casualidad que en estas cosas, nunca llueve a gusto de todos; de las cartas a los planos para edificar catedrales, mundos de fantasías, experiencias banales. Viví otras vidas que no elegí, tragué saliva una vez y el resto la escupí. 

Salí a buscar un tesoro que sólo existía en mi; viajé hasta Santiago, hice el camino y repetí. También lloré con Verónika; me senté en la misma orilla del río, contemplé las montañas de aquellas vidas, subí la quinta de una vez.

Controlé mis instintos dominando la luz, abrí puertas de un armario, tapié ventanas de voyeur. Del Louvre me fui al Prado, cené en secreto,  paseé por el Vaticano, allí me crucé con el. Carrasco busca siempre el origen, dialogaba con tres, Fernando, Mesa y Montañés. 



Quien me conoce lo sabe, soy de desordenar los nombres, soy de contar al revés; a Laura le llamo María cuando en mitad de ninguna parte me siento a leer. Eloy me sacó de quicio y aprendí la vida. Otra vez. Tantas vidas y en todas a tientas, vivía sin tener fin, pude cansarme, pude caer y dejarlo, pude perderlo todo sin tener que perder, Ramírez ya me lo dijo: "En la vida, si hay amor, rendirse no es una opción". 

En una sola fotografía, tengo los sentimientos sentidos, las letras leídas, las vidas vividas, experiencias tengo, como para morirme de pie. Fuente de inspiración, al buen fotógrafo le vale la pena leer y ver sin ser visto y colocarse otra piel.  


domingo, 7 de mayo de 2017

El fotógrafo que perdió la luz (II Parte)

La misma rutina, la vida convertida en costumbre. De la inercia, la caída... 

No encuentro nada nuevo en lo que soñar; de lo vivido lo tengo todo pensado; revivido y resoñado, hasta manido. La única esperanza se ha convertido en ausencia, me entrego a la paciencia, no queda otra. Hoy por hoy, de las fotos hago un pasatiempo como quien lee deshojando un libro.

Creí encontrar la luz a la vuelta de unos textos, creí sentirme vivo....Ya no siento.
Creí que te veía en la inmensidad del firmamento y creía que era así,…
Y ahora, al pensarte hasta me miento.

Los paseos me los invento, ni en las calles... Ni en las plazas, ni en los bancos ni ventanas, ni te veo en las terrazas... ya no ando; o no puedo, o lo evito. Ya no paseo; no me lo permito. En los desplazamientos se me va el alma en la luz, en el deseo de encontrarte, de mirarte, de atreverme y de abrazarte... Dilato momentos como alarga el ocaso las sombras y los coloreo también con el afán de salir del blanco y negro. Te buscaba en un color, te pensaba en un olor, te hablaba en otro idioma, sin palabras... Amor. 

Pasar de un lado a otro cada vez me cuesta más, cada día se me distancia la vida y por minutos me atropello; ya no se ni cual vivo, ni en cual me encuentro, ya no se distinguir de entre lo vivo lo bello, ya no miro, no te busco, no te sueño y si lo hago, me desvelo. Tengo pánico a rehacerme, me aterra empezar de cero. 

Y así pasan mis días, sin musas… sin sueños, sin sentimientos, vuelvo a perder el rumbo y hasta el tiempo, sigo sin medir, ni encuadrar... a la espera del instante en el que te vuelva a encontrar.


El fotógrafo que perdió la luz (II Parte)
I Parte.

domingo, 30 de abril de 2017

En lo prohibido, lo frágil; en lo difícil, lo obsceno.

Foto: J. Pedro Pomares
Inspiración de Bitesnich.
[...Ascensores, oficinas, escaleras,
Lágrimas y bofetones,
Celos, nauseas, sangre y hiel.
Esperanzas, fantasías planeadas,
Riesgo ,vértigo y descaro
Un abismo entre la piel.
Eramos lo que no fuimos nunca
Fuimos lo que no seré
No dormiremos a oscuras.
No viviremos en pie...]

                                M. de Magdala.


domingo, 23 de abril de 2017

A lo cofrade, desde la luz a las formas... "Cum Frater" 2017




Te espera o la buscas; de cualquier manera deberá obrarse el encuentro. Disponte, estate dispuesto, elige el lugar y presta atención al momento. Olvida lo que sabes, lo aprendido, lo expuesto, déjate llevar y ten presente esto:

“No fotografío lo que veo, capturo lo que siento”.

No tema asomarse a las imágenes, recrearse en ellas; adéntrese e imagine, deduzca y sienta. Ponga nombre a los conocidos, tal vez usted aparezca. Tome conciencia del momento, del instante, yo detuve el tiempo para contar mi historia, usted puede encontrar la suya.

domingo, 16 de abril de 2017

La semana más larga.

"Mudá"; momento. Foto: J.Pedro Pomares


Por el camino más corto.

Permito reservarme algunas fotos para la intimidad, son fruto del aprendizaje. Hoy, después de una semana, hago balance de los sentidos: He visto y he aprendido, he oído y he sentido. He buscado momentos evitando el documento, os he evitado espiando al soslayo vuestros movimientos; os he pensado. 

domingo, 9 de abril de 2017

Domingo verde primavera.



"Gracia y Esperanza".Melilla.
 Foto: J.Pedro Pomares
¿Y aquí. Qué se debe?

-De ti, de lo tuyo o los tuyos; de lo que quiera que seas, demando la paz. 

La paz que prometéis.
La paz que añoramos.

Yo, que vivo del ver para que veas. Yo, que vivo del observar, para que aprendas...

domingo, 2 de abril de 2017

Naces de lo que haces.

"Robados". Foto: J.Pedro Pomares
A veces me pregunto si elegí bien mi disciplina. Soy de cuestionarme los segundos, los minutos, los días...Obtengo fotos llenas, me quedo con respuestas vacías.

Llegué a la fotografía consciente, ávido por encuadrar. Por aquel entonces la única preocupación vital era componer: introducir todos los elementos en un mismo "marco" o "cuadro". Me parecían estampas ingeniosas y advertía desde pequeño que la simetría no me terminaba de convencer; yo buscaba más el equilibrio entre pesos y tonos, estoy seguro que mi condición de irreverente con las normas es lo que me condiciona.

domingo, 26 de marzo de 2017

Ver de verdad.



Y de ti, ¿que soy?

- Un lienzo te imagino. Blanco baritina si estás presente. Negro cuando no eres, cuando no estás.

Extraño, ¿verdad?

Te muestro la misma vergüenza que respeto. Me impones al verte de frente. Cuando quieres ser, me quieres. Cuando no me quieres... lienzo negro. Ausente.

Los lunes me enfrento a la realidad más cruel, tal vez a la verdad del arte, al sentir que no te siento, al mirar sin verte, al pensar y discernir... y descubrir que no te tengo. Me enfrento al buscar (del verbo). Al jugar a recrearte, al tener que imaginarte. Al hacerte y contemplarte.

Y después viene otra parte, dotar de la técnica al arte. ¿Cómo quieres que te tenga, que te piense o que te sueñe? Si para hacerte... Para hacerte necesito que me tengas, necesito que me pienses. Necesito que me sueñes.